Cómo reclamar una deuda en España

El crédito o el financiamiento son cosas que las personas y las empresas ofrecen con cierta frecuencia, además, utilizan las condiciones del financiamiento para diferenciarse y competir.

Estos le generan deudas a las organizaciones o personas que obtienen el crédito, las cuales deberán pagar según el plazo establecido y con intereses (en caso de que se cobren intereses).

Pero, en algunos casos las personas pueden no cumplir los pagos, bien sea porque no quieren hacerlo, no tienen el dinero para hacerlo o se les ha olvidado realizarlo.

En este escenario, el acreedor de la deuda (la organización o persona que ha dado el crédito) estará en problemas, debido a que tendrá que reclamar una deuda. En este artículo hablaremos sobre lo que debe hacer una organización o persona para reclamar una deuda

¿Qué es reclamar una deuda?

Reclamar una deuda consiste en contactar al deudor para recordarle que debe cumplir con los pagos, de esta forma el deudor podrá hacerlos en caso de que se le haya olvidado. En algunos casos se podría requerir del servicio de un abogado de reclamación de deudas, aunque lo ideal es evitar un juicio.

¿Cómo reclamar una deuda en España?

Si una institución o una persona requieren reclamar una deuda en España pueden solicitar los servicios de un abogado de reclamación de deudas. Estos profesionales están capacitados para indicar las posibles soluciones y encontrar la mejor manera para las partes involucradas.

Para reclamar una deuda no hace falta llevar el caso a un juicio, exponiendo al deudor a un proceso legal como acusado. Existen algunos mecanismos extrajudiciales que se pueden emplear en primera instancia y si estos no son efectivos, se deberá tomar la vía legal.

La vía extrajudicial

Lo ideal para poder reclamar una deuda es emplear los mecanismos extrajudiciales primero, de esta manera se podrán evitar los gastos del juicio y el tiempo que tomara el mismo.

De esta manera las partes involucradas podrán llegar a un acuerdo y obtener el pago de la deuda. Para estos casos se puede acudir a un abogado de reclamación de deudas y ver cuáles son sus recomendaciones para abordar el caso. Algunos bufetes de abogados ofrecen este servicio para que los clientes no deban preocuparse en hacer la reclamación.

La vía extrajudicial consiste en contactar al deudor y buscar un acuerdo mutuo. Pero, si se opta por buscar un abogado que actué como intermediario en el proceso, se obtendrá un mejor resultado ya que un abogado de reclamación de deudas conoce mejor el tema. El acuerdo puede contener un fraccionamiento de pago o una mejora en las condiciones.

Pero, si la vía extrajudicial no es efectiva y el deudor no paga, será necesario buscar iniciar un proceso judicial.

La vía judicial

En este escenario, la ley en España tiene tres mecanismos para reclamar una deuda, veamos cuales son:

En primer lugar, tenemos la petición inicial de procedimiento monitorio, esta es la más común para deudas de menor cuantía (no superan 250.000 euros). Para proceder con este mecanismo se debe tener un documento que demuestre la deuda, tal como una factura o un contrato.

Para realizar este proceso no hace falta contratar un abogado, aunque a pesar de esto, sigue siendo recomendable hacerlo. Cuando se someta a un juez puede que la persona se oponga a realizar el pago, en cuyo caso se pasara a un juicio verbal u ordinario. También puede que la persona no se oponga pero no pague, en este caso se deberá interponer una demanda ejecutiva para proceder al embargo de los bienes que tenga el deudor.

En segundo lugar, el procedimiento verbal u ordinario. El procedimiento verbal tendrá lugar cuando la deuda sea menor a 6.000 euros o cuando se trate de rentas debidas. El procedimiento ordinario tendrá lugar cuando la deuda sea mayor a 6.000 euros.

En tercer lugar, el procedimiento cambiario, el cual tiene lugar cuando existe un documento como una letra de cambio, un pagare o un cheque (que son los previstos en la Ley Cambiaria y del Cheque). Este es uno de los más efectivos para realizar la reclamación ya que se podrán embargar los bienes del deudor en un plazo de 20 días si no cumple con el pago.